Fecha: 20 / 06 / 2024
Hora: 03:09 PM

Rodrigo: Un oasis en medio de la ambición

Miradas: “¿Y quién nos ayuda?, estamos olvidados”.

Por: Patricia Azuara el 02/02/19
senora-y-policia-villa-de-reyes.jpg

Rodrigo, Villa de Reyes, SLP.- Aquí, el frío como la pobreza, calan.

Están parados entre la miseria y miran cómo se abren los surcos de la ambición del poder político.

Ya perdieron 700 hectáreas, y están a punto de despojarlos de otras 2 mil, si las autoridades lo permiten.

Traen ropas empolvadas que despiden olor a leña.

Las miradas de los viejos contrastan, se ven cansadas pero sus palabras enmarcan el coraje y frustración.

Se preparan para una de esas asambleas donde va a depender que entreguen sus tierras al poder económico. No todos quieren.

Cerca de ellos, hay policías y más cuando narran por lo que están pasando.

Defienden las tierras, herencia de sus antepasados, que hoy, están en la mira del poder empresarial y político de San Luis Potosí y estados vecinos.

Al pie de la Sierra de San Miguelito, habitan 128 ejidatarios en la comunidad que lleva por nombre «Rodrigo”.

La zona que pertenece al municipio Villa de Reyes, a escasos kilómetros de la capital potosina.

En esos 128 ejidatarios esta ceder o no sus tierras a la Iniciativa Privada a 13 pesos el metro cuadrado, aunque esté a 1,200 pesos.

Cercano al lugar hay miles de hectáreas, que hace algunos ayeres, estaban legalmente constituidas como suelo de uso común, es decir pertenecían al ejido y sus ejidatarios.

En la actualidad se han convertido en «oro puro» para las grandes empresas desarrolladoras y el poder político que controla el recurso público de la entidad y sus vecinos.

Parques logísticos, zonas residenciales, campos de golf, edificios elegantes y muy costosos, es la visión de los inversionistas; del otro lado, ellos, humildes y sumidos en la ignorancia, pero sin perder la esperanza y la fe, tratan de defender lo que por ley les corresponde; sus tierras, su patrimonio, su herencia; de donde mantienen a sus familia, donde cultivan sus alimentos; el recuerdo de los suyos.

Navegando contra corriente ya perdieron 700 hectáreas, y están a punto de despojarlos de otras 2 mil, si las autoridades lo permiten. Mientras observan de lejos como el «torbellino» empresarial, los deja prácticamente sin nada.

Amedrentados por la fuerza pública, perseguidos; sienten miedo, pero el coraje no les permite claudicar.

«Seguiremos peleando, no vamos a vender», expresaron las hermanas Grimaldo Silva.

Les llegan un sinnúmero de citatorios, algunos de los afectados ni siquiera saben leer; el «arrollador» comprador, no quita sus ojos de encima; con artimañas, ya logró “doblar” a parte de los miembros ejidales, y va por más.

Son tierras preciadas, que les dejarán «jugosas» ganancias, y los hará aumentar su imperio económico.

Y los que menos tienen, como siempre, «nos toca las de perder», dijeron con su voz entrecortada, Francisca y Vicenta; «¿y quién nos ayuda?, nadie, estamos olvidados», insisten.

La empresa Ciudad Maderas, perteneciente al Grupo Pro Habitación de Querétaro y su cuerpo de abogados «de corbata», ya tienen los documentos preparados; el siguiente objetivo: despojarlos de otras 2 mil hectáreas, que además de tierra, incluyen dos enormes presas con una vista inigualable; los ejidatarios continúan remando con el viento en contra, y una limitada asesoría legal.

La vista montañosa es única, e incluso los empresarios en contubernio con el Estado, según comentaron los inconformes, construyeron una carretera alterna, para elevar su plusvalía; «pensaron en todo, son políticos corruptos», dijo, Salvador Avalos.

Los hechos.
El asesor de los inconformes, Carlos Covarrubias Rendón, atribuye está compra masiva a partir de tres factores: la llegada a la gubernatura de Marcelo de los Santos en el 2003, la aprobación del Plan de Desarrollo Urbano de Villa de Reyes en el 2005 «a modo» de los proyectos logísticos y la compra simulada de reserva territorial sobre la base del tráfico de información entre gobierno, especuladores y grupos de poder económico.

El futuro de ellos y sus familias pende un hilo; claman ser escuchados; anhelan que alguien voltee sus ojos e impida la serie de injusticias que se han perpetuado en su contra. Solos y desprotegidos, continuarán su lucha, concluyeron.

Covarrubias Rendón, destacó que San Luis Potosí es líder del mercado de tierras y conflictos agrarios, práctica que inició desde 1993, cuando en ningún otro Estado, se registraba este acto de corrupción y abuso de poder, «arropados» por reformas a las leyes y la propia autoridad.

A la fecha, los municipios de Mexquitic, Villa de Reyes, Zaragoza, Soledad y la capital potosina son los más afectados. Se tienen documentados 15 mil ejidatarios afectados y 20 mil hectáreas incorporadas al «dominio pleno», que benefició a una veintena de empresas inmobiliarias y constructoras, que operan apoyados por las policías estatales y dependencias gubernamentales.

Se mantienen demandas ante el Tribunal Agrario, en contra de la Procuraduría Agraria, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano y diversos Ayuntamientos; son mínimas las que se han resuelto favorablemente.

AGENCIA DE NOTICIAS Y DIVULGACIÓN DE INFORMACIÓN MULTIMEDIA RÍO19
scroll to top