Fecha: 30 / 11 / 2020
Hora: 08:41 AM

Pandemia y corrupción, ejes del 2do. Informe

Por: (Agencias) el 31/08/20
amlo-7.jpg

Ciudad de México.- En dos años de gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha mantenido y trabajado en los ejes rectores de su Cuarta Transformación: el combate al abuso del poder político para beneficio propio, los programas sociales elevados a rango constitucional y la seguridad pública.

Mañana, en su Segundo Informe de Gobierno, el titular del Ejecutivo rendirá cuentas sobre la entrega directa de recursos a la población mediante programas de apoyo y la inyección de recursos a la economía, dos rubros en los que se han tomado medidas sin precedente, como garantizar pensiones, becas y apoyos, y obtener recursos acabando con prácticas de corrupción.

En lo que va del sexenio, la actual administración también logró contener el crecimiento de los delitos de alto impacto, homicidios y robos, descenso que coincide con la reducción de la movilidad a causa de la pandemia.

Desde la llegada de la actual administración, la cifra de homicidios ronda los tres mil mensuales. En el año que incluye el Segundo Informe de Gobierno, la cifra más baja registrada fue en febrero con dos mil 772 homicidios dolosos, contra tres mil 33 en marzo.

Se espera que el jefe del Ejecutivo federal, además de los temas torales en su agenda, haga un balance de cómo marchan las obras de infraestructura prioritarias de su gobierno, como el Tren Maya y la refinería de Dos Bocas.

Combate a la corrupción, apoyos sociales y pandemia, ejes del II Informe
El Presidente de México hará un balance de cómo marcha la construcción de las obras de infraestructura prioritarias y la recta final hacia la consolidación de la Cuarta Transformación, anunciada para el 1 de diciembre próximo.

La gama de temas que el presidente Andrés Manuel López Obrador expondrá al rendir su II Informe de Gobierno, mañana martes, es diversa. La médula discursiva estará en el sello de su administración, de su discurso. Además, la coyuntura mundial y las consecuencias que ésta ha arrastrado.

El combate al abuso del poder político para beneficio propio, los programas sociales elevados a rango constitucional y seguridad pública son la materia que el jefe del Ejecutivo considera prioritarios para la transformación de México.

El manejo de la pandemia por el coronavirus, aparejado con la situación económica del país como consecuencia de la crisis sanitaria y la austeridad en el gobierno —refrendada el sábado por el secretario de Hacienda—, serán parte de las líneas de exposición del mandatario en su informe.

De acuerdo con distintas encuestas, el presidente López Obrador dará su mensaje a la nación del estado general de la administración pública del país —como mandata la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos—, con un elevado nivel de aceptación entre la población.

En el programa del mandatario para mañana 1 de septiembre está ofrecer a la sociedad en general, un informe desde el patio central de Palacio Nacional, a las nueve de la mañana; después de las cinco de la tarde, cuando se haya inaugurado el periodo ordinario de sesiones, enviará por escrito su II Informe de Gobierno al Congreso de la Unión.

Se espera que el jefe del Ejecutivo federal, además de los temas torales en su agenda, haga un balance de cómo marchan las obras de infraestructura prioritarias de su gobierno, como el Aeropuerto Internacional General Felipe Ángeles, el Tren Maya y la refinería de Dos Bocas.

También, cómo terminar de instaurar la Cuarta Transformación del país. El 1 de diciembre de 2019, el mandatario dijo que el 1 de diciembre de 2020, dentro de tres meses, quedaría lista.

ANDAMIAJE
Esta solidificación ha podido avanzar a partir del andamiaje jurídico, operado y ejecutado por Julio Scherer Ibarra, consejero Jurídico de la Presidencia.

Parte de las medidas para que en, todo caso, la Cuarta Transformación esté a punto en tres meses, se fundamenta en nueve reformas constitucionales: extinción de dominio; Guardia Nacional; prisión preventiva oficiosa en casos de corrupción y delitos electorales; educación; paridad de género; derechos de los pueblos y comunidades afromexicanas; revocación de mandato y consulta popular; ampliación del catálogo de delitos por los cuales el Presidente puede ser juzgado; y programas sociales obligatorios.

DISCURSO EN IMÁGENES
En una serie de mensajes promocionales de cara al informe de gobierno, transmitidos por televisión y redes sociales, López Obrador ha bosquejado cuáles son las líneas sobre las que hablará en su informe a la nación.

El miércoles 26 de agosto pasado, a pregunta expresa en su conferencia mañanera, el presidente López Obrador definió cuáles son para él sus principales logros en estos dos años de gobierno.

“Pues yo diría que de los avances más importantes es el combate a la corrupción, creo que ahí nos hemos ahorrado miles de millones de pesos, creo que ése es un logro.

“Otro logro, la política de bienestar para el pueblo. No hay antecedentes de que se haya ayudado tanto a la gente pobre como ahora, yo creo que ése es otro logro… Y lo tercero es cómo enfrentamos esta doble crisis, cómo estamos saliendo de este gran desafío de la pandemia y la crisis económica”.

En esas piezas fílmicas, el Presidente de la República se ha referido como paradigma de la corrupción en México a los fueros y a los privilegios en la cúpula del poder.

“Ya no hay corrupción arriba, por eso los conservadores y sus voceros andan desquiciados”. En ese mensaje, que tiene como escenario la oficina presidencial, el titular del Ejecutivo federal, afirma que tiene apoyo del 70% de los mexicanos.

En el caso de la ayuda social, el Presidente mencionó en su spot al papa Francisco y su postura de ayudar a la gente humilde, a los más necesitados, a los desposeídos. “El papa Francisco ha dicho que ayudar a los pobres no es comunismo, es el centro del Evangelio”, dice López Obrador en su spot grabado en alguno de los jardines de Palacio Nacional y él vistiendo una guayabera blanca.

Sobre el tema de la crisis sanitaria, desde uno de los balcones interiores de Palacio Nacional, el presidente López Obrador habla sobre la crisis sanitaria y económica del país. Pondera que en “el peor momento, se cuenta con el mejor gobierno”. Sostiene que México sale adelante por la ayuda que se da con créditos, pensiones y becas. “México está mostrando su fortaleza”, dice el mandatario mientras cierra el puño derecho, como señal de fuerza.

Para hablar de economía, el Presidente de México recurre a una frase que popularizó hace más de 20 años, durante su campaña para obtener la jefatura de gobierno de la Ciudad de México, “Primero los pobres”; dice el mandatario que ya no es como en el pasado que se rescataba a banqueros o grandes empresarios.

Como parte de esa batería de spots publicitarios, también desde en Palacio Nacional, el Ejecutivo federal grabó otro. Éste sobre la seguridad y pacificación del país. En este video se refiere a una estrategia distinta a otras para garantizar la seguridad de México, con atención a los jóvenes para que puedan trabajar y estudiar. “Pero algo muy importante, que ya no sea la delincuencia la que gobierne en México. Nunca más García Lunas en el gobierno”, remata López Obrador, en alusión directa a la figura del exsecretario de Seguridad Pública en la administración de Felipe Calderón, en proceso penal en Estados Unidos.

RESULTADOS DE LA UIF
Los mensajes videograbados no son los únicos mecanismos de comunicación a través de los cuales el presidente López Obrador ha delineado por dónde conducirá su II Informe de Gobierno.

En el tema del combate a la corrupción en la esfera política, punto articulador del discurso que ha manejado López Obrador, años antes de llegar a la presidencia de México, tiene dos vertientes.

Una, la de los resultados que se han obtenido a partir de las acciones desarrolladas por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaria de Hacienda, encabezada por Santiago Nieto Castillo.

Entre los resultados que ha presentado públicamente Nieto Castillo está que en lo que va de la administración del presidente López Obrador se han presentado 160 denuncias en 2019 y 17 en 2020 —esto hasta el 4 de marzo pasado—, y que han amparado operaciones por 321 mil millones de pesos en depósitos y 289 mil millones en retiros.

La UIF ha presentado 98 vistas a distintas autoridades administrativas y los montos bloqueados hasta entonces son del orden de cuatro mil 554 millones de pesos y 52 millones de dólares

“Dinero que antes era utilizado por grupos delincuenciales y que en este momento, a partir de la estrategia del Presidente de la República de combatir a los grupos delincuenciales vía la destrucción de sus estructuras financieras, nos ha permitido tener el récord histórico de denuncias de congelamiento y de vistas para efecto de llevar a las personas ante las autoridades para que sean juzgados en términos de lo que establece nuestra Constitución”, dijo Nieto Castillo el 4 de marzo en la conferencia mañanera de López Obrador.

Nieto informó que la UIF ha bloqueado 12 mil 191 cuentas, relacionadas con ilícitos de robo de hidrocarburos, corrupción política, trata y tráfico de migrantes, empresas fachada y factureras, narcotráfico, aduanas, y secuestro.

JUICIO A LOS EXPRESIDENTES
La otra vertiente es el caso de Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex. Ahí, el Presidente tiene un terreno fértil como paradigma de que su discurso es certero.

Ante la Fiscalía General de la República (FGR), Lozoya hizo acusaciones de probables actos de corrupción y tráfico de influencia de distintos políticos —el presidente ya dijo que hay hasta 70 implicados—, entre los que se encuentran tres expresidente de México: Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018).

Las acusaciones de Lozoya en contra de los exmandatarios, que se conocieron públicamente el pasado 19 de agosto se concatenaron con el discurso de campaña de López Obrador de enjuiciar a los exmandatarios.

El 22 de noviembre de 2018, López Obrador, como presidente electo, le puso número a la casa. En una entrevista con Carmen Aristegui dijo cuál sería la pregunta en el caso de una eventual consulta el 21 de marzo de 2019 para enjuiciar a los expresidentes del periodo neoliberal.

“¿Crees que Andrés Manuel, presidente de México, debe promover que se juzgue para que haya justicia y no sólo se persiga a chivos expiatorios y se revisen las responsabilidades en delitos de corrupción y de otros delitos a Carlos Salinas, a Zedillo, a Fox, a Calderón y a Peña Nieto? Sí o no”.

El 20 de febrero de 2019, en una de sus conferencias mañanera, el Ejecutivo federal fue consultado sobre cómo sería un juicio a los expresidentes.

López Obrador entonces habló de una reforma al artículo 35 de la Constitución para que una consulta pudiera ser vinculatoria.

“Estamos esperando esa reforma para someter a consideración, si así se cree conveniente, el que se les pregunte a los ciudadanos si quieren que se someta a juicio a los expresidentes de México, del periodo neoliberal: Salinas, Zedillo, Fox, Calderón, Peña Nieto; para que ya no se esté manipulando a la gente con meter a la cárcel a chivos expiatorios, que ha sido la práctica en los últimos tiempos, cuando los de arriba permanecen intocables”, dijo.

ÚLTIMA PALABRA DEL PUEBLO
En esa misma conferencia, el Presidente dijo que él quería ver hacia adelante, que México no se quede anclado en el pasado, “que no se permita la corrupción, que no se permita la impunidad hacia adelante. Yo soy partidario de eso”, dijo.

Y agregó: “Pero que sea el pueblo el que tenga la última palabra, o sea, cuando se haga la consulta, que el ciudadano diga: ‘A ver, sí queremos enjuiciar a Salinas’. ¿Por qué? ‘Porque entregó empresas públicas a particulares y a sus allegados; queremos enjuiciar a Zedillo, porque convirtió las deudas privadas de unos cuantos en deuda pública con el Fobaproa; queremos enjuiciar a Fox por traidor a la democracia, porque después de llegar por un movimiento para establecer la democracia encabezó un operativo de fraude electoral para imponer a Felipe Calderón: queremos enjuiciar a Felipe Calderón, porque utilizó la fuerza y convirtió al país en un cementerio; queremos enjuiciar a Peña por corrupción’… Yo ya dije: Se acabó la corrupción y lo voy a cumplir. Y, repito, me canso ganso, se va a acabar con la corrupción y se va acabar con la impunidad”.

El 13 de marzo de 2019 ocho días antes de la fecha anunciada para la consulta de juicio a los expresidentes, en conferencia de prensa, López Obrador la canceló.

—¿Va a haber consulta el 21 -le preguntaron al Presidente.

—No, porque no tenemos todavía la reforma al 35.

—¿Alguna fecha prevista? -reviró el periodista.

—Cuando tengamos la reforma al 35 constitucional.

En los últimos días, justo a partir de que la denuncia de hechos de Emilio Lozoya para conseguir el mecanismo de criterio de oportunidad para no ir a la cárcel se hizo público, el Presidente tuvo oportunidad de reeditar su propuesta.

El 24 de agosto, el Presidente, en su conferencia mañanera trazó el camino hacia el juicio a los expresidentes.

El mandatario consideró que la mejor forma de llevar a cabo una consulta popular para preguntar a la sociedad si se enjuicia a los exjefes del Ejecutivo federal por casos del pasado, como el de Odebrecht —caso en el que Lozoya acusó a Calderón y Peña Nieto—, sería que los mismos ciudadanos presentaran una solicitud de consulta o, en su defecto, los legisladores. Aunque indicó que no descartaba pedir él mismo que se lleve a cabo este proceso de consulta.

Desde hace siete días el tema de un eventual juicio a los expresidentes de México ha copado la atención de la clase política, hasta llegar a grado tal que el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, INE, Lorenzo Córdova dijo que un ejercicio como el propuesto por López Obrador sería tan costosos como una elección.

Pero también ya circulan imágenes de alguna mesa frente a la Catedral de la Ciudad de México donde se recaban firmas para la consulta.

PROGRAMAS SOCIALES
El 8 de mayo pasado, en el Diario Oficial de la Federación se publicó el decreto por el que se reformó el artículo 4° de la Constitución. Eso establece elevar a rango constitucional los programas sociales del presidente López Obrador.

Además de la modificación al cuarto párrafo del artículo 4, se hicieron otras tres modificaciones, éstas a los párrafos décimo cuarto, décimo quinto y décimo sexto.

De esa forma se contempla que “toda persona tiene derecho a la protección de la salud. La ley definirá las bases y modalidades para el acceso a los servicios de salud y establecerá la concurrencia de la Federación y las entidades federativas en materia de salubridad general”.

También se establece que el Estado debe garantizar la entrega de “un apoyo económico a las personas que tengan discapacidad permanente en los términos que fije la ley”.

Estas modificaciones constitucionales que fueron aplaudidas por el Ejecutivo federal el 4 de abril, cuando 17 congresos locales aprobaron las medidas, de prioridad a los menores de 18 años; a la población indígena y afromexicana menores de 64 y años, y las personas en condición de pobreza.

Las pensiones para adultos mayores serán “no contributivas”.
A partir de este cambio a la Constitución, el Estado está obligado a mantener un sistema de becas para los estudiantes de todos los niveles escolares del sistema de educación pública; y señala que, en este punto la preferencia será para quienes pertenezcan a familias en condición de pobreza.

La nueva norma constitucional señala que el presupuesto etiquetado para los programas sociales que aparezcan en el Presupuesto de Egresos de la Federación, así como en el presupuesto de las entidades federativas no podrá ser recortado.

Desde las redes sociales de Jesús Cuevas, vocero del Presidente, anuncia que se ha transformando la vida de las y los mexicanos; que 23 millones de familias reciben un apoyo del gobierno; que eso hace la diferencia para adultos mayores, jóvenes, niñas y niños, mujeres, campesinos y trabajadores, porque el del López Obrador es un gobierno del pueblo. Amén de se redujo el gasto de gobierno en 75 por ciento y aumento 300 por ciento el gasto social.

SEGURIDAD PÚBLICA
En el tema de seguridad pública, el Presidente echará mano de las estadísticas que su secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, ha hecho públicas.

La más reciente intervención de Durazo en la conferencia mañanera del Ejecutivo ocurrió el pasado día 20, en Zacatecas. Ahí, el sonorense dijo que al comparar los primeros seis meses de 2020 con el mismo periodo del año pasado, se muestra una reducción en la incidencia de casi todos los delitos del fuero federal y del fuero común.

Según Durazo, los delitos con mayor índice a la baja con los relacionados con el robo de hidrocarburos, financieros y secuestros. Pero en comparación con el año pasado, subió la incidencia de delitos de delincuencia organizada, homicidio doloso y feminicidio.

Durante el primer semestre de este año, en cuanto a cifras absolutas, informó Durazo, el registro a nivel nacionales de 20 mil 496 homicidios. Los estados de Guanajuato, Estado de México, Chihuahua y Baja California encabezan la lista. Mientras que en la tasa por cada 100 mil habitantes son Colima, Baja California, Chihuahua y Guanajuato son los que tienen mayor cantidad de casos.

Al analizar la tendencia del primer semestre, Zacatecas, Yucatán, San Luis Potosí, Michoacán, Guanajuato y Sonora mostraron cifras al alza.

Durazo presentó hace once días un comparativo de la incidencia del primer semestre de 2020 con el mismo periodo de 2019: los homicidios dolosos, el feminicidio, la violencia familiar y la trata de personas subieron.

Sobre los delitos del fuero común, indicó el funcionario, hubo un incremento de homicidios dolosos de 1.6 por ciento; del 5.4 por ciento en cuanto a feminicidios; de 1.6 por ciento en violencia familiar y en 2.5 por ciento de trata de personas.

COVID-19, LA COYUNTURA
El manejo de la pandemia por el coronavirus, la situación económica que experimenta el país como consecuencia de la crisis sanitaria y la austeridad decretada en el gobierno, por el mismo motivo, es otro de los temas que el residente López Obrador desarrollará en su II Informe de Gobierno.

Desde el inicio de la pandemia en México, el Ejecutivo federal confió en su equipo de epidemiólogos y siempre ha sido optimista en la responsabilidad de la gente y el profesionalismo de los equipos médicos y de enfermería que atienden los casos en las instalaciones públicas tanto del sector salud, del IMSS, ISSSTE, Marina y Secretaría de la Defensa Nacional.

La visible actuación del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, en el tema, quien ha echado mano de sus contactos en el exterior para que pudieran llegar decenas de vuelos desde China, principalmente con una serie de insumos para habilitar a los hospitales.

También se destaca la participación de Ebrard, por instrucción presidencial para estar en cuanto foro fuera necesario y ver de qué manera México puede ser susceptible de obtener la vacuna contra el covid-19, cuando esté a disposición del mercado y los estados nacionales. De hecho México participa en 19 proyectos para obtener la vacuna contra el covid-19.

En este tema, el presidente también tendrá un apartado especial sobre la intervención del ingeniero Carlos Slim y su fundación que en sociedad con el gobierno de Argentina y la labor de AstraZeneca trabajan bajo su riego para poder obtener una vacuna que se distribuiría tanto aquí como el país del Cono Sur.

LA AUSTERIDAD QUE VIENE
Como consecuencia de la pandemia, que en México arrancó el 27 de febrero, la economía nacional ha sido duramente lastimada. El confinamiento, que obligó a detener la planta productiva, con pérdida de empleos, y que mermó la liquidez de los hogares, es otro de los puntos que el mandatario tocará en su informe a la nación.

Una de las medidas que el Ejecutivo federal desplegó, como parte de un programa de austeridad por la pandemia, fue el decreto del 23 de abril pasado.

En el contexto de la crisis sanitaria por el covid-19 y “ante la crisis mundial del modelo neoliberal”, el 23 de abril de 2020 se emitió el decreto para la aplicación “urgente y categórica” de cinco medidas de carácter económico.

Una de las medidas decretadas fue reducir en 75 por ciento el gasto de las secretarías de Estado. “no se ejercerá el 75 por ciento del presupuesto disponible de las partidas de servicios generales y materiales y suministros. Esto también incluye a lo supuestamente comprometido. Se cancelan diez subsecretarías y se garantiza el empleo con el mismo rango y los mismos ingresos a quienes dejarán dichos cargos”, se lee en el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación.

Otra medida fue la reducción voluntaria de los salarios de la alta burocracia. Titulares de subdirecciones, direcciones, jefaturas de unidad, oficialías mayores, subsecretarias de estado, todo el gabinete presidencial, legal y ampliado; y hasta el Presidente de la República aportaran voluntariamente un porcentaje de su salario como parte de las medidas de austeridad asumidas por el gobierno federal desde abril pasado.

A partir de ciertos indicadores, Andrés Manuel López Obrador afirma que la recuperación económica está en marcha. Que se han recuperado empleos formales.

El sábado pasado, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, estimó que la recuperación económica de México comenzará el próximo año. Que habrá austeridad en el presupuesto que enviará a la Cámara de Diputados el martes 8 de septiembre, porque dijo que hay que aprender a vivir con el covid-19 para ajustar la economía.

AGENCIA DE NOTICIAS Y DIVULGACIÓN DE INFORMACIÓN MULTIMEDIA RIO19
scroll to top