Fecha: 25 / 06 / 2021
Hora: 01:13 AM

La Editorial de la Casa / Delgado, una ‘trabe’ cuarteada

Por: Río19 / Redacción el 11/05/21
La-Editorial-de-la-Casa-.jpg

En la vía hacía el reparto de culpas por el accidente de la línea 12 del metro que costó la vida a 26 personas y dónde 70 más resultaron heridas, la figura de Mario Delgado, hoy líder Nacional de Morena y otrora secretario de Finanzas del Gobierno de la Ciudad de México, aparece cómo ‘ la trabe’ más frágil, por lo que al igual que sucedió con el metro; ya se escribe la crónica anunciada sobre su desplome.

Cuestionado por su imposición como líder nacional de Morena, el pietista, no sólo encara la malquerencia de gente de su partido, por no tener la esencia ‘rojo marrón’ y por su pobre gestión, si no por la sospecha que despertó por los gastos exhorbitantes que realizó en su campaña para la dirigencia nacional Morenista, sobre los cuales existe una denuncia formal, ante la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales por uso de recursos públicos con fines electorales, ya que realizó una campaña partidista. Cómo si fuera presidencial.

Pero su principal lastre, es su condición de lacayo y cómplice del Secretario de Relaciones Marcelo Ebrard Casaubón, a quien acompaña en la lista de sospechosos por todas las irregularidades y desvíos que se cometieron en la construcción de la fatídica línea doce del Metro.

Mario Delgado, tiene un papel protagónico en decisiones cruciales que se tomaron sobre la obra y que convirtieron a la línea doce en un tren con’ ataúdes rodantes’.

Se le acusó y sin imputarle castigo, la renta de trenes a precios inflados con un costo de 21 mil millones de pesos y con vagones inadecuados por sus características y 70 toneladas de peso mayor a lo recomendado para utilizarse en esas vías.

Finalmente la obra que constaba de 20 estaciones en 24 kilómetros que inicialmente se presupuesto en 17 mil mdp, acabó costando 47 mil mdp.

En esos años, había prisa por inaugurarla, por ser la obra principal del entonces gobernante capitalino Marcelo Ebrard quien estaba por entregar el cargo.

Al poco tiempo de su inauguración, se empezaron advertir graves fallas en su operación, por lo que se ordenó la suspensión del servicio de la línea 12, por un año 8 meses.

Pese a ello, Mario Delgado y su patrón Marcelo Ebrard, pese al ruido que se hizo sobre su responsabilidad, no se incluyeron en la lista de 33 servidores públicos sancionados por la Secretaría de la Función Pública que reclamó 492 millones de pesos no justificados en la construcción del metro y además realizó observaciones por 7 mil 500 millones de pesos.

Marcelo Ebrard a quienes cercanos, describen como un personaje, sin lealtades y muy cobarde, realizó un exilio dorado en Francia y dejó a su suerte a sus cómplices del ‘chiquitiaje’ a quienes se les acusó por el criminal saqueo con la obra.

Sólo regresó en 2017, cuando se incorporó a la campaña presidencial de López Obrador, al lado de quién ha sido un funcionario de lealtad pagada y desde ahí, ha alentado su ambición futurista de ser presidenciable, aspiración dónde tiene en vía paralela con Claudia Sheinbaum actual jefa del gobierno capitalino, con quien además comparte sospechas, ya que a Claudia se le acusa por reducir millones de pesos destinados al mantenimiento del sistema metro.

Ambos han recibido la protección pública de López Obrador, pero no ha corrido la misma suerte Mario Delgado.

Este último, en contraste; ha recibido tremendas regañizas en privado del dueño de Morena, López Obrador, por la gran cantidad de denuncias que existe en su contra por la burda imposición y venta de candidaturas realizadas en MORENA.
Pero también se le acusó por omisión de no reportar los gastos de precampaña de candidatos, lo cual le costó que el INE, les tumbara 48 candidaturas a Morena entre las que más dolieron fue la del candidato gobernador de Guerrero Felix Salgado Macedonio a quien el mismo Presidente defendió, pese a que tiene en su contra cinco denuncias por violación.

Pero la fisura mayor ven en la carrera política de Mario Delgado, es porque Morena en las últimas mediciones, ha caído en las preferencias del electorado hasta un 40% , lo cual no le le permitiría conseguir la mayoría calificada en el Congreso de la Unión.

Sin duda que esta falla estructural que exhibe a Delgado y que pone en riesgo el derrumbe de Morena, es más grave ante el Presidente que todo el fango que existe sobre Delgado por la corrupción que se le achaca en la construcción de la línea doce del metro.

Sin duda que Delgado es la viga más delgada y fácil de romper para Obrador, quien busca chivos expiatorios o alargar el resultado de las investigaciones sobre el accidente del metro, para salvar a Ebrard y a Sheimbam.

Para propios y extraños el accidente del metro, puede ser para Obrador y su cuatro T, el derrumbe de su proyecto; sobre todo porque en el juicio sumario de las redes sociales; Ebrard y Sheimbam deben ser juzgados y exigen que Morena y la 4T, sean condenados a pedir, perdón y no votos en las próximas elecciones, dónde deben pagar por los 26 muertos.

AGENCIA DE NOTICIAS Y DIVULGACIÓN DE INFORMACIÓN MULTIMEDIA RIO19
scroll to top