Fecha: 20 / 07 / 2024
Hora: 05:45 PM

La Talacha / Rodolfo ¿Crimen de Estado?

Por: Francisco Cuéllar Cardona el 28/06/19
LA-TALACHA-1.jpg

Las armas que fueron disparadas contra Rodolfo Torre Cantú y sus acompañantes el 28 de junio del 2010, «extrañamente» aparecieron en una bolsa en el campo militar número 1 en la Ciudad de México semanas después del multihomicidio. Tras los exámenes de balística realizados por peritos especializados de la entonces Procuraduría General de la República coinciden y confirman que las armas fueron las mismas que se utilizaron el día del asesinato.

La información sobre el hallazgo de las armas, llegó de manera anónima a los peritos que llevaban la investigación, mismos que dejaron constancia en el expediente. Presuntamente la propiedad de las armas, eran de la Secretaría de Marina, quien a pesar de que les fueron enviados varios oficios para que confirmaran o desmintieran los resultados, jamás respondieron. Ningún mando de ningún nivel atendió la petición. Las indagatorias sobre el origen de las armas se frenaron después de que una «poderosa llamada» telefónica desde lo más alto de la Secretaría de Gobernación ordenó que el caso no se tocara más.

Todo esto está documentado en el expediente del «Caso Rodolfo» y se ha enriquecido con testimonios que algunos ex peritos que trabajaron alrededor de la investigación, han revelado desde el anonimato.

El equipo completo que fue encargado del «Caso Rodolfo» ya no está en la FGR antes PGR. Todos fueron cesados o reubicados en posiciones de poca trascendencia en la dependencia. Un miembro de aquel grupo de élite, llegó a revelar que el 27 de junio del 2010, un día antes del asesinato de Rodolfo y compañía, fueron concentrados en el hangar de la PGR en el aeropuerto internacional de la ciudad de México, «siempre que había eventos extraordinarios en el país nos llamaban y nos concentraban». El 28 de junio a las 12:30 horas, dos horas después del crimen que ocurrió alrededor de las 10:35 horas, el grupo de peritos ya estaban en Ciudad Victoria en el lugar de los hechos. Todo esto ocurrió en el sexenio de Felipe Calderón.

El expediente de Rodolfo ha sido manoseado, manipulado y permanece en el olvido. El ex Gobernador Egidio Torre, solo los primeros años de su sexenio, mostró interés y exigió que se moviera, pero después se olvidó por completo, como todos la misma familia que quedó muy lastimada por la pérdida de Rodolfo y por la forma como la justicia federal llevó el caso.

Han pasado ya tres gobiernos (Felipe Calderón, Enrique Peña y ahora AMLO de tres partidos diferentes) y a ninguno les interesa hablar del tema. Es muy raro, porque en otros casos, como el asesinato del ex gobernador de Colima, José SilverIo Cavazos, ocurrido el 21 de noviembre del 2010 (5 meses después del crimen de Rodolfo) se actuó de forma rápida y las investigaciones jamás se detuvieron, tanto así que el 9 de mayo del 2018, fue capturado su presunto asesino. Coincidentemente, algunos peritos que iniciaron la investigación del asunto de Rodolfo, participaron en la integración del expediente de José Silverio Cavazos, y ellos mismos comentaron en su momento la diferencia que se le dio a un caso y a otro.

La hipótesis más fuerte que los peritos de la PGR documentaron hasta que fueron removidos del caso, fue un posible «Crimen de Estado». Aunque no lo afirman abiertamente, suponen en que todo apunta hacia allá, sin descartar otras hipótesis. Será difícil que se sepa la verdad, dicen, pues muchas pruebas fueron borradas deliberadamente, «hasta parece que la naturaleza jugó del lado de los autores del asesinato, pues ese día por la tarde-noche del 28 de junio del 2010, el huracán Alex dejó caer toda su furia en Ciudad Victoria y borró las evidencias en la escena del crímen», recuerdan.

Hoy son ya 9 años sin Rodolfo y su muerte se sigue llorando en Tamaulipas.

AGENCIA DE NOTICIAS Y DIVULGACIÓN DE INFORMACIÓN MULTIMEDIA RÍO19
scroll to top